Usted está aquí

La emblemática casa modernista del siglo XIX, sede de Asador de Aranda Tibidabo y uno de los monumentos más fotografiados de Barcelona, se convertirá la noche del 16 de noviembre en el enclave perfecto para una velada a ritmo de jazz de mano del guitarrista y compositor Jordi Solé (JS), que ha recibido muy buenas críticas por la prensa y público underground barcelonés por su último trabajo discográfico “Relatos Breves”. Con él hemos charlado un poco mientras degustábamos un cochinillo y sobre su concierto en el marco del 49ª edición del Vall-Damm Festival Internacional de Jazz de BarcelonaUna vez más Asador de Aranda es patrocinador de la 49ª edición del Voll-Damm Festival Internacional de Jazz de Barcelona y este año, además, será escenario de uno de sus conciertos.

¿Que supone para ti debutar en el popular Voll Damm festival internacional de jazz de Barcelona?

JS: Buff! Pues para mí es como un gran regalo, un orgullo. He asistido muchas veces como espectador pero esta vez lo haré encima del escenario. Significa una gran oportunidad para darme a conocer y hacer llegar mi música a un público más amplio.  

¿Nos puedes hacer un avance de lo que nos vas a presentar en el concierto programado para el 16 de noviembre que tendrá lugar en el asador de Aranda?

JS: Música sencilla, sin grandes pretensiones, liviana y accesible. Con Los Cronopios - noneto con el que ha grabado su disco – tenemos una banda grande, con muchas líneas melódicas, arreglos y contrapuntos. Para este día quiero lo contrario, quiero que la gente se vaya a casa del concierto con una sonrisa dibujada en la cara, contenta y con un recuerdo agradable de una gran velada.

Háblanos un poco de “Relatos Breves”, tu último trabajo discográfico ¿Como ha sido la experiencia?

JS: La experiencia ha sido fantástica y muy enriquecedora. Relatos breves son ocho piezas o relatos musicales inspirados en ocho cuentos del escritor argentino Julio Cortázar. La idea era simple, tratar de escribir con música las emociones que me generaban los cuentos del escritor sudamericano. Antes de iniciar este proyecto y de formar el grupo de Los Cronopios tenia muchas ganas de escribir música para una banda de gran formato. Tenía la necesidad de explorar la música que se puede crear con una banda de nueve integrantes, 5 vientos, guitarra, piano, contrabajo y batería. El resultado ha sido muy emocionante y enseguida nos dimos cuenta, después de unos pocos conciertos, de que teníamos que ponernos a grabarlo y editar un disco. Underpool me propuso editarlo bajo su sello y entrar dentro de su catálogo musical, lo cual me hace sentir muy orgulloso ya que es una discográfica a la que admiro, sigo y consumo muchos de los discos que editan ¡qué más se puede pedir!

¿En qué proyectos musicales andas sumergido en estos momentos? ¿Los cronopios siguen en activo?

JS: Sí, Los Cronopios siguen en activo pero ahora mismo no tenemos ningún concierto a la vista. Después de acabar con los conciertos programados que teníamos para la presentación del disco a lo largo de este año, he tenido la necesidad de tocar otras cosas y de colaborar en otros proyectos en los cuales yo no tuviera que liderar. La gestión de una banda de nueve integrantes es muy enriquecedora pero también agotadora. Así que necesito cambiar de tercio, como por ejemplo una colaboración que he hecho con Amusia, el grupo de pop, o el dueto que formo con Alba Cayuela, una cantante maravillosa, con la que formo Oldbit. Interpretamos estándar de jazz pero de manera experimental.