Usted está aquí

Su sostenibilidad se fundamenta en los beneficios ambientales, sociales y económicos que esta ganadería y el pastoreo ejercen sobre territorios y paisajes.

 

La carne de cordero lechal es una carne roja que estudios médicos, ya un poco obsoletos eso sí, situaban como causante directa de colesterol y sobrepeso si se abusaba de su presencia en nuestra dieta. Huelga decir, por supuesto, que toda dieta sana es aquella que es equilibrada, que no abusa de ninguno de los productos de la tabla alimenticia poniendo especial atención en aquellos de carne y de pescado, pero estudios médicos recientes demuestran que el binomio consumo de cordero y colesterol o sobrepeso no están tan claros y, no bastando con esto, afirma que los beneficios del consumo de cordero lechal son muy numerosos, teniendo en cuenta que es una carne natural y totalmente sostenible.

 

Tanto es así que recientes estudios de la Universidad de Zaragoza, en la Jornada  “Carne de cordero: Salud y Sostenibilidad” ha profundizado dentro de la Cátedra Oviaragón – Pastores, en la relación de los atributos diferenciales de la carne de cordero lechal y la cataloga como la carne del futuro por los siguientes motivos:

- La carne de cordero debe destacar su atributo “sostenible” como valor diferencial para mejorar su valor y notoriedad. Sostenibilidad natural, rural y social son parte intrínseca del sector ovino.

- La carne de cordero tiene un alto contenido en proteínas, vitaminas B6 y B12 y es fuente de calorías, potasio, niacina, selenio, fosforo y zinc. Y hoy en día se produce con menos grasa y más insaturada, (Estudio del Dr. Carlos Sañudo y la profesora Mari Mar Pardo, de la Facultad de Veterinaria de Zaragoza).

- El consumo de cordero lechal tiene el mismo efecto sobre el metabolismo lipídico y glucídico que la carne blanca de pollo.(Estudio realizado en mujeres obesas por el equipo del Dr. Fernando Civeira).

- Una dieta hipocalórica con un 35% de proteínas (80% de origen animal como carne de cordero) reduce significativamente más la grasa corporal y por tanto el peso que dietas con menor contenido en proteínas. (Estudio realizado en mujeres obesas por el equipo del Dr. Fernando Civeira).