Usted está aquí

Nuestra morcilla de Burgos, elaborada exclusivamente para Asador de Aranda

 

La gastronomía castellana, buque insignia de Asador de Aranda, no se puede entender sin la historia de la tierra castellana, de sus gentes y sus costumbres junto con el trabajo de la tierra. Platos contundentes y sabrosos, de ingredientes sencillos y humildes, que respiran el campo, el monte y la huerta con productos frescos y de calidad.

 

 

Aunque cada provincia tiene sus particularidades y se influencian unas con otras, hay ciertos platos icónicos de la comida castellana, destacando la importancia del asado de cordero y el cochinillo, la morcilla de Burgos, la abundancia de verduras locales, la importancia del pan, el queso y el vino. En el menú de Asador de Aranda se puede encontrar estos principales ingredientes en una combinación perfecta para que el paladar se lleve en sus papilas gustativas los sabores de la mejor cocina castellana.

De primero llegará un plato con chorizo, morcilla de burgos, picadillo y pimientos del piquillo. En palabras de Antonio Santos, Chef Ejecutivo de Asador de Aranda, “el picadillo es como el mejor pincho moruno que un pueda comer”. Carne picada macerada con pimentón de altísima calidad, en un proceso similar al que pasa el chorizo pero sin pasar por el proceso de molienda y embutido.

Junto con este picadillo, llega el chorizo “increíble, difícil de encontrar en otro sitio con esta calidad, esta contundencia a la par que sutileza en el sabor”, afirma Santos y añade, y una morcilla de burgos “hecha exclusivamente para Asador de Aranda”. Esta morcilla de burgos va cortada a un ancho específico “para que pueda encapsular. Es un producto de toda la vida, pero confeccionada al más puro estilo restaurante de estrella Michelín”. En el momento de pasarla por la brasa queda una costra precisa, crujiente a causa de ese arroz que tiene la morcilla y, por dentro, con consistencia de puré.

Entre este primer plato y el asado de lechazo, nos llegará una ensalada humilde, sencilla y sabrosa, con productos frescos de las huertas más cercanas a nuestros restaurantes bañada con el mejor aceite de oliva virgen extra que nos refrescará el paladar para recibir nuestro punto más fuerte. Nuestro asado de cordero lechazo de raza Churra, un cordero alimentado únicamente de leche materna que cocinado en nuestros hornos de barro a leña mediante la cuidada técnica de nuestros maestros asadores, ofrece el mejor “colofón a nuestro menú antes del postre. Una carne tierna de sabor suave y agradable, que prácticamente se deshace en la boca”.